02 noviembre 2013

Un día en su hora



De repente, un día en su hora,
TODO encaja con un sonido rotundo y eterno que ensordece,
deja todo en silencio y comienza la música:


Los colores, los números, los sueños,
los momentos de epifanía, los olores, las visiones,
las luces y las sombras,
las melodías, los semitonos,
la euforia y la ira, la melancolía y la desesperación,
la pasión y la repulsión, la atracción y la posesión,
cada pieza encuentra su encaje perfecto y diáfano...



... e inicias el paso primero a la VIDA que siempre fue tuya.

No hay comentarios: